La alegría y la nostalgia nos acompañan durante estas fechas. Miramos atrás y vemos un año entero de preparación, miramos enfrente y nuestros granos de arroz ya están a punto. Nuestros campos están a punto para un corte de pelo que nos regalará nuestras variedades tan queridas como son Carnaroli, Bomba y Bahía.

Damos gracias a la meteorología por habernos respetado y al sol por su generosidad para con nuestras tierras. También a la diosa Ceres por dar nombre a la familia de los cereales a los cuales pertenece el arroz.

El trabajo de la agricultura es duro a la vez que agradecido porque te invita a estar en contacto con la naturaleza. Los pies en el suelo, o fango, y la mirada siempre puesta en el futuro, sin olvidar el pasado y el presente. Cada día cuenta y en Illa de Riu somos conscientes de ello. Paso a paso conseguimos que nuestras semillas se conviertan en planta y produzcan otras semillas destinadas a ser producto gastronómico. Mimo en el proceso para conseguir los mejores “retoños” posibles.

Feliz final de verano en Illa de Riu.

Cosech. Lineas

21208792_10214463527528302_681223183_n

Una canción del irreverente Pau Riba nos viene a la cabeza en esta época del año en la que estamos. Los arrozales rebosan de verdor y de vida. Exuberancia y alegría. El trabajo arduo de todo un año se juega en agosto y septiembre, a una sola baza. Ya no hay marcha atrás.

 

En Illa de Riu, anhelamos la llegada del agosto porque podremos hacer balance del trabajo anual. Los tractores comenzarán a correr por nuestros campos como chiquillos felices de no ir a la escuela. Sentimiento jovial y de ganas de algunas travesuras que fomenten nuestra creatividad sin hacernos menguar un ápice de la calidad con la que nos gusta trabajar.

 

Comenzará la siega, irreverencia, con la que acabaremos el ciclo anual. Sacrificio que nos permitirá seguir ofreciendo nuestros arroces, entre ellos nuestro apreciado Arroz Bomba Illa de Riu, que se acomodará, dentro de unos meses, en los paladares más selectos y atrevidos.

 

El verano nos recuerda a Cançó 7a en colors. Nuestros campos son como la cabeza del genialérrimo y pillo Pau Riba. Alegres y llenos de vida. Aquí os dejamos con un fragmento de la letra de su canción para ilustrar cómo sentimos nosotros ahora que ya estamos allí donde no es posible recular.

 

Sin más dilaciones, Cançó 7a en colors. Al menos un fragmento vertido al castellano.

 

“Ha llovido sobre mi cabeza
y ha crecido hierba muy fresca.
He salido a pasear
la testa etá florecida y verde.
Porque también se han hecho flores
como si yo fuera una jarra.
Después ha salido el sol
y he sentido olor de tierra.
Fíjate yo, qué cabeza más verde,
qué envidia, qué envidia.
Mariposas y pajaritos
se posan en ella, y las abejas.
Fíjate yo, qué cabeza más verde,
qué envidia, qué envidia.”*

 

*Traducción al castellano del Fragmento de la canción de Pau Riba, “Cançó 7a en colors”.

11 de Agosto de 2017

Mas Illa de Riu y Casa Cusa

Agosto es calor y nocturnidad. Noches eternas plagadas de estrellas acompañadas de risas entre amigos. En el Delta del Ebro las puestas de sol sonrojan el Monte Caro, y ver tal espectáculo desde la playa de los Eucaliptos es una experiencia tan impactante como casi indescriptible. El tiempo se ralentiza por unos segundo y de repente el sol es engullido fundiendo a azul oscuro todo el manto celeste. Entonces el tiempo se para. Algunos padecen el síndrome de Stendhal, otros aprovechan para besarse ante tal espectáculo, mientras los más pequeños quizás prefieran seguir disfrutando en el agua ajenos a la trascendencia.

 

Mas Illa de Riu y Casa Cusa son dos alojamientos ideales para poder disfrutar de este turismo rural y sostenible en un entorno incomparable y con una tranquilidad y sencillez envidiables.  Saldrá la luna y las noches se envolverán de melodías y actividades que añadirán dosis de alegría a los grados centígrados del verano.

 

No sólo hay Fiestas Mayores en las cuatro comarcas de les Terres de l’Ebre, también hay propuestas  intimistas y de turismo cultural. Les nits a la Baranova, en Tivissa con propuestas sinfónicas. Las Jornadas Musicales de la Ermita de Ulldecona, de lo más cool. Riumar Tapas Tour, en Riumar para degustar los sabores autóctonos del Delta. Nits d’Estiu a l’Estació d’Ulldecona tejidas de música de autor muy intimistas… Y muchas propuestas más que podrás encontrar en la agenda cultural de surtdecasa edición Baix Ebre o en la revista digital routecru.

 

Sumérgete en el verano con Illa de Riu.

_9160319 _A030643 _9160303 19961150_706728016195358_7069733513283378101_n

Guardar

Guardar

Es época de ver emerger espigas, inflorescencias que dormitaban latentes en el tallo y que ahora se despliegan preñadas de granos de arroz que ya están comenzando a ver luz en Illa de Riu.

 

Espiga, símbolo de la abundancia en aquellas sociedades que basaban su estilo de vida en la agricultura. Ceres, la diosa de la mitología romana era relacionada con las espigas por ser ella, considerada diosa de la agricultura, las cosechas y la fecundidad.

 

Muchos países, provincias y ciudades abundantes en mieses tienen como símbolo la espiga. Así, en Italia, España y en muchas regiones de África, por ejemplo, hacen uso de las espigas como emblema, porque cuando éstas emergen la vida se convierte en algo exuberante. Porque cuando hay espigas no hay hambrunas; porque en definitiva la espiga es la culminación de la posibilidad de una nueva vida.

 

En Illa de Riu las espigas ya brotan y, con ellas, una nueva cosecha única que mimaremos como si fuésemos la diosa Ceres y nuestros arroces sus retoños.

 

IMG_3676

Guardar

Guardar

Guardar

Las olas del mar, con su vaivén, acunan a los bañistas en estos meses de intensa calor. El arroz también se mece con el viento imitando las olas y el viaje que lleva a los turistas hasta la punta del Delta del Ebro se convierte en una procesión simbólica. Un viaje iniciático hacia un paraíso natural y todavía virgen.

Es verano y los pueblos de les Terres de l’Ebre están de fiesta. Primero fue el Mónfilmat, ahora Deltebredansa, después las fiestas del Renacimiento de Tortosa. También el festival de música, Eufònic, en el Montsià y un sinfín de fiestas tradicionales que llenan de alegría y de vida las callejuelas de cada uno de los pueblos; por supuesto en dichas fiestas son típicas las paellas de marisco o de verduras, también de carne.

Turismo cultural o turismo festivo en el que muchos familiares que viven lejos de nuestras tierras volverán para visitarnos. Un reencuentro en el que también será posible disfrutar de la naturaleza con la fauna y vegetación del Delta y el frescor del Monte Caro.

Verano es también una buena estación para practicar el agroturismo. Mas Illa de Riu con capacidad para 15 personas y Casa Cusa con capacidad para 5 os permitirán disfrutar de una estancia tranquila rodeados de la naturaleza del Parque Natural del Delta del Ebro y con vistas al Parque Natural de los Puertos de Beceite.

Mas Illa de Riu y Casa Cusa, un gran plan para el verano.

 

 

19961150_706728016195358_7069733513283378101_n

19894831_706728242862002_6590730677989381435_n

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

M40A0328

El Delta del Ebro es una zona de tránsito. Sus condiciones geográficas y medioambientales lo convierten en un hábitat ideal no sólo para turistas, sino que también para aves migratorias que tendrían su residencia principal o su secundaria en estas tierras que son reserva Natural de la Biosfera.

El clima temperado del mediterráneo sirve de refugio para aquellas aves que no soportan el clima frío del invierno. Muchas de estas aves llegan en primavera o verano y marchan cuando empiezan a bajar las temperaturas en otoño.  Muchas de estas aves llegan al Delta para nidificar y reproducirse.

Bandadas de Flamencos, con su elegante porte, tiñen de rosa las tierras maridadas con el verde de los arrozales. Gaviotas, charranes, garzas blancas e imperiales o la cigüeñuela común son algunas de las muchas aves que nos visitan durante esta época y que enriquecen nuestro territorio a nivel ornitológico.

El arroz de Illa de Riu ya empieza a mirar hacia el cielo. Su verticalidad quizás responda al deseo de ver más de cerca la elegancia de los flamencos. La belleza del delta del Ebro en verano es majestuosamente natural.

15 de Junio de 2017

Un Brindis con Brindisa

 

El brindis es una celebración que consiste en chocar copas, a menudo con champán, y pronunciar palabras de agradecimiento o de deseo feliz para los presentes. También se brinda como agradecimiento,  como hoy hemos hecho en Illa de riu debido a la visita de nuestros amigos de Brindisa.

Esta tienda inglesa especializada en productos gastronómicos de España ha visitado nuestros campos e instalaciones para degustar, olfatear y deleitarse con los productos nacidos en el Delta del Ebro, como son nuestros arroces.

Después de la visita, catamos ostras y mejillones en el Musclarium y luego comemos en Mediterrani Blau. Por supuesto, brindamos con un champán Raventós i Blanc. Brindamos por la visita y por los lazos que nos unen.

Chin-chin.

 

 

WhatsApp Image 2017-06-12 at 23.00.53 WhatsApp Image 2017-06-12 at 23.00.55

 

__MG4220

 

Como si de una acuarela se tratara, el Delta del Ebro, se va tiñendo. Primero de azul, luego de verde. Un lienzo en toda regla. Un cuadro que va cambiando su composición a lo largo del año. Puntillismo o expresionismo aplicado con los manojos de arroz. Belleza que inspira a la misma brisa de mar. Del barro al fango como con las esculturas y luego, luego las espigas de arroz regalándonos la vista de olas de verdor acunándose con el viento. Llega el calor, las cigarras y el sonido de los arrozales nos hacen sentir en pleno verano. La vida emerge del verde y azul. Lejos quedan ya las estrías del barro secado después de la cosecha. Verano, arroz, verde, azul y una gran paleta de colores en Illa de Riu.

 

arrosilla fira

 

En PraiaDourada Restaurant, un local de la playa Armaçao de Pera (Portugal) se está cocinando un espectáculo gastronómico de lo más interesante. Illa de Riu estará presente, el próximo 19 de mayo, en un evento ecléctico en el que el prestigioso chef Evaristo Triano del restaurante barcelonés Pez Vela realizará una paella con nuestro arroz bomba Illa de Riu.

Acompañará el acto una atmósfera desenfadada y de estilo chill-out pinchada en directo por un Dj de prestigio. Como guinda del pastel, la prestigiosa bodega Juvé y Camps será la consorte de Illa de Riu durante el despliegue de esta experiencia, deleitándonos con sus vinos alados.

Se acerca el verano y nuestros arroces ya se acercan a la playa de las manos de un chef, Evaristo Triano, sensible a este cereal tan delicado.

 

evaristo-trianofira illa riu

M40A9077
IMG_1565 M40A9426

Campos de regadío del Mediterráneo español que ven crecer el arroz en sus tierras. Ven como el verde despunta en primavera cubriendo la tierra de un manto imponente del que saldrán las preciadas semillas de cereal.

 

En la cultura española hay clásicos de cocina con arroz. Desde la típica paella hasta el “arroz a banda”. Delicioso plato si se cocina con arroz de la variedad bomba. Puro, sencillo con granos regordetes que juguetearán en tu paladar y que combinará magníficamente con los otros ingredientes.Todos estos platos se hacen con el característico “grano-medio” que son más cortos que el Basmati Indio y más largos que el que usan para hacer sushi Japonés. Podemos dividirlos en tres tipos: los platos más secos, donde los granos de arroz absorben todo el líquido del pescado, carne o verduras, como por ejemplo la paella.El segundo tipo consistiría en una fina capa de arroz con unos cuantos ingredientes picados muy pequeños. Y en tercer lugar tendríamos los arroces más cremosos, con una textura más parecida a los “Risottos” italianos, conocidos como “arroz meloso”. Igual de deliciosos son los arroces más espesos, como el caldoso de bogavante.

 

Después de trabajar en este negocio familiar durante casi toda su vida, Juan Trías, a sus 60 años, provee arroz a algunos de los restaurantes más prestigiosos del mundo, incluyendo “Celler de Can Roca”, “Mugaritz” o “Arzak” entre muchos otros. La variedad “Bomba” es un grano pequeño y redondo, plantándolo desde el siglo XIX. Una variedad que se ha convertido en arroz de culto en la región, convirtiéndose en el corazón del negocio.

 

Los arroces Illa de Riu son sabrosos y además absorben la esencia de todos los ingredientes y todo ello evitando que el arroz llegue a pasarse. Nuestro arroz Bomba, Illa de Riu, tiene muchas virtudes que harán las delicias de los gourmets. Los granos de esta variedad pueden crecer hasta tres o cuatro veces su tamaño después de la cocción, manteniendo sus valores nutritivos, su textura y su calidad. Nuestro compromiso con nuestros arroces es mantener la excelencia y la singularidad para que los comensales puedan disfrutar del sabor del Delta del Ebro con toda su intensidad.

 

 

 

 

« Older entries