parque natural

A continuación se muestran los resultados con la etiqueta parque natural.

11 de Agosto de 2017

Mas Illa de Riu y Casa Cusa

Agosto es calor y nocturnidad. Noches eternas plagadas de estrellas acompañadas de risas entre amigos. En el Delta del Ebro las puestas de sol sonrojan el Monte Caro, y ver tal espectáculo desde la playa de los Eucaliptos es una experiencia tan impactante como casi indescriptible. El tiempo se ralentiza por unos segundo y de repente el sol es engullido fundiendo a azul oscuro todo el manto celeste. Entonces el tiempo se para. Algunos padecen el síndrome de Stendhal, otros aprovechan para besarse ante tal espectáculo, mientras los más pequeños quizás prefieran seguir disfrutando en el agua ajenos a la trascendencia.

 

Mas Illa de Riu y Casa Cusa son dos alojamientos ideales para poder disfrutar de este turismo rural y sostenible en un entorno incomparable y con una tranquilidad y sencillez envidiables.  Saldrá la luna y las noches se envolverán de melodías y actividades que añadirán dosis de alegría a los grados centígrados del verano.

 

No sólo hay Fiestas Mayores en las cuatro comarcas de les Terres de l’Ebre, también hay propuestas  intimistas y de turismo cultural. Les nits a la Baranova, en Tivissa con propuestas sinfónicas. Las Jornadas Musicales de la Ermita de Ulldecona, de lo más cool. Riumar Tapas Tour, en Riumar para degustar los sabores autóctonos del Delta. Nits d’Estiu a l’Estació d’Ulldecona tejidas de música de autor muy intimistas… Y muchas propuestas más que podrás encontrar en la agenda cultural de surtdecasa edición Baix Ebre o en la revista digital routecru.

 

Sumérgete en el verano con Illa de Riu.

_9160319 _A030643 _9160303 19961150_706728016195358_7069733513283378101_n

Guardar

Guardar

Las olas del mar, con su vaivén, acunan a los bañistas en estos meses de intensa calor. El arroz también se mece con el viento imitando las olas y el viaje que lleva a los turistas hasta la punta del Delta del Ebro se convierte en una procesión simbólica. Un viaje iniciático hacia un paraíso natural y todavía virgen.

Es verano y los pueblos de les Terres de l’Ebre están de fiesta. Primero fue el Mónfilmat, ahora Deltebredansa, después las fiestas del Renacimiento de Tortosa. También el festival de música, Eufònic, en el Montsià y un sinfín de fiestas tradicionales que llenan de alegría y de vida las callejuelas de cada uno de los pueblos; por supuesto en dichas fiestas son típicas las paellas de marisco o de verduras, también de carne.

Turismo cultural o turismo festivo en el que muchos familiares que viven lejos de nuestras tierras volverán para visitarnos. Un reencuentro en el que también será posible disfrutar de la naturaleza con la fauna y vegetación del Delta y el frescor del Monte Caro.

Verano es también una buena estación para practicar el agroturismo. Mas Illa de Riu con capacidad para 15 personas y Casa Cusa con capacidad para 5 os permitirán disfrutar de una estancia tranquila rodeados de la naturaleza del Parque Natural del Delta del Ebro y con vistas al Parque Natural de los Puertos de Beceite.

Mas Illa de Riu y Casa Cusa, un gran plan para el verano.

 

 

19961150_706728016195358_7069733513283378101_n

19894831_706728242862002_6590730677989381435_n

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

M40A0328

El Delta del Ebro es una zona de tránsito. Sus condiciones geográficas y medioambientales lo convierten en un hábitat ideal no sólo para turistas, sino que también para aves migratorias que tendrían su residencia principal o su secundaria en estas tierras que son reserva Natural de la Biosfera.

El clima temperado del mediterráneo sirve de refugio para aquellas aves que no soportan el clima frío del invierno. Muchas de estas aves llegan en primavera o verano y marchan cuando empiezan a bajar las temperaturas en otoño.  Muchas de estas aves llegan al Delta para nidificar y reproducirse.

Bandadas de Flamencos, con su elegante porte, tiñen de rosa las tierras maridadas con el verde de los arrozales. Gaviotas, charranes, garzas blancas e imperiales o la cigüeñuela común son algunas de las muchas aves que nos visitan durante esta época y que enriquecen nuestro territorio a nivel ornitológico.

El arroz de Illa de Riu ya empieza a mirar hacia el cielo. Su verticalidad quizás responda al deseo de ver más de cerca la elegancia de los flamencos. La belleza del delta del Ebro en verano es majestuosamente natural.

__MG4220

 

Como si de una acuarela se tratara, el Delta del Ebro, se va tiñendo. Primero de azul, luego de verde. Un lienzo en toda regla. Un cuadro que va cambiando su composición a lo largo del año. Puntillismo o expresionismo aplicado con los manojos de arroz. Belleza que inspira a la misma brisa de mar. Del barro al fango como con las esculturas y luego, luego las espigas de arroz regalándonos la vista de olas de verdor acunándose con el viento. Llega el calor, las cigarras y el sonido de los arrozales nos hacen sentir en pleno verano. La vida emerge del verde y azul. Lejos quedan ya las estrías del barro secado después de la cosecha. Verano, arroz, verde, azul y una gran paleta de colores en Illa de Riu.