12 de Abril de 2019

Toni Bru, amor por la gastronomía y la proximidad

En un mundo como el actual, en el que se rinde pleitesía a la aceleración, encontramos a un chef, Toni Bru, que en su restaurante El Celler de l’Àspic, apuesta firmemente por promover un tipo de cocina basada en el respeto a los productos de temporada así como también a los alimentos de proximidad. De este modo, podríamos definir su propuesta como una filosofía culinaria basada en la paciencia y el amor por el territorio.

El Priorat es la comarca en la que se encuentra El Celler de l’Àspic y también la que le sirve los recursos básicos que necesita el chef catalán para elaborar sus propuestas gastronómicas. Contar con productos de la zona le permite trabajar con alimentos que le aseguran el mantenimiento de las máximas calidades organolépticas en cada uno de sus platos.

Su paso por el Delta del Ebro, en su antiguo restaurante  en Amposta, hizo que Toni Bru apostará en El Celler de l’Àspic por conjugar, en su cocina, ingredientes de la zona del sud de Cataluña con los de su propia zona, ofreciendo así una variedad interesante en su elaboración gastronómica respetando siempre el uso de los productos frescos y  de proximidad.

Así que entre sus platos, siempre adaptados a cada estación del año se incluyen alimentos de recetas tradicionales en las que destacan las legumbres, los arroces del Delta, los calamares y moluscos de Sant Carles de la Ràpita, alcachofas o espinacas, entre otros productos que marida con la gran variedad de vinos que ofrece en su extensa carta y que se producen en la Comarca del Priorat .

Y es que Las DOQ Priorat y DO Montsant conviven en esta región acunada por el Montsant, considerada  como “la comarca vinícola española que más ha sabido encaminar sus vinos a la búsqueda de la calidad” tal y como se expresa en la web del Restaurante. Dicha zona también es idónea para la producción de aceite de calidad.

Así que con estos dos elementos vertebradores de la restauración mediterránea, Toni Bru  hace mucho tiempo que comenzó a apostar por el territorio y sus características,  así como también , por dar a conocer sus vinos y  maridarlos con sus platos.

Sofisticación y respeto por la tradición se dan de la mano en este restaurante en el que todos los postres son de elaboración propia y en el que, para poner la guinda, cuenta con propuestas como el Requesón de cabra Eco con gelée y crujiente de miel de romero o postres como el carpaccio de  naranja de Xerta con cítricos y su sorbete o  la manzana gratinada con trufa y su crema,  por poner algunos ejemplos de una carta elaborada con mimo y que cambia a cada estación.

 

_MG_3663

No hay comentarios

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>